Cosmética y Dermatología

Cuidados faciales después del verano

13 Septiembre, 2016
cuidados faciales

¿Qué me decís si os hablo de sequedad, brillos, patas de gallo o pérdida de luminosidad?
¡¡¡Aaaaaaaah nos hacemos mayores!!!
¡Incorrecto!

La principal causa de estos “defectillos” son unos malos cuidados faciales o inexistente hidratación o los efectos del sol. Estos malditos provocan estragos en nuestra piel. Por supuesto los años no pasan en balde, pero por eso es importante saber como cuidar nuestro rostro, desde una buena limpieza hasta una correcta hidratación.

Aquí te daremos unos consejillos para que tu piel luzca resplandeciente y no te sientas como un elefante en una cacharreria a la hora de elegir tu mejor tratamiento.

¡LET`S GO!

1. Limpieza

cuidados facialesLo primero que debes para tus cuidados faciales es tener en cuenta es que una piel limpia, es una piel sana y receptiva. Por lo que antes de empezar con las cremas debemos limpiar nuestro rostro. Dispones de una amplia gama de limpiadores según las necesidades de tu piel:

·Loción micelar (Avène, Caudalie, MartiDerm, Filorga) hidrata, suaviza y desmaquilla todo tipo de pieles.
·Espuma limpiadora (Avène, Caudalie, Filorga) calma, aporta luminosidad y desmaquilla todo tipo de pieles y en especial las pieles grasas.
·Leche limpiadora (Avène, Caudalie) hidrata, suaviza y desmaquilla las pieles más secas.

2. El Sérum

Ahora sí, llegamos a la hidratación que tanto necesita nuestro rostro y que solo unas pocas de nosotras llevamos a cabo correctamente.

La deshidratación causa el envejecimiento prematuro de la piel y numerosas imperfecciones. Por lo que una buena hidratación facial ayuda a reestablecer los niveles de agua en la piel, tiene un efecto regenerador, aporta luminosidad, atenúa las líneas de expresión y aporta una protección duradera frente a las agresiones externas.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que después de habernos desmaquillado y limpiado la piel y antes de la crema existe un gran olvidado, el SÉRUM. ¿Y eso qué es? ¿Para que sirve? ¿De verdad es tan importante o me quieren sacar el dinero? Estas son las preguntas que todas (me incluyo) nos hemos hecho alguna vez.

El sérum es un concentrado de activos potentes que al estar más concentrado que la crema, penetra mejor y llega hasta a las capas más profundas de nuestra piel. Su textura ligera hace que se absorba mejor y más rápido. Así conseguiremos potenciar los resultados de nuestros tratamientos habituales.

Existen sérums anti-edad, anti-manchas, iluminadores, antioxidantes, reafirmantes…para que cada una de nosotras elijamos el que mejor se adapta a las necesidades de nuestra piel o tratemos el problema que más nos preocupe.

Se puede aplicar 1 o 2 veces al día, siempre antes de la crema. Si decides utilizarlo solo una vez es preferible por la noche, ya que es cuando se lleva a cabo la regeneración celular.

3. Hidratación

Una vez tenemos aplicado el sérum, lo complementaremos con nuestra crema. Esta ya nos suena un poco más, ¿verdad?.
La hidratación es fundamental para unos buenos cuidados faciales. La piel se mantiene en buen estado y, aunque desgraciadamente la mejor hidratación no vaya a impedir que tengamos arrugas, flacidez o manchas, si que podemos retrasar su aparición y minimizar sus efectos.

En función de tu tipo de piel podrás elegir una textura en crema o en fluido:

PIEL SECA:

Si tienes una piel seca te recomendaría la textura en crema. Una textura suave y untuosa dirigida a las pieles con tendencia seca, muy seca y que sufren de tirantez y/o descamación. Es ideal para proteger la piel en invierno y en entornos muy secos (aires acondicionados, contaminación,…).

PIEL MIXTA O GRASA:

Si tienes este tipo de piel la textura fluida es la ideal para ti. Una textura ligera de rápida absorción, para las que no nos gusta esa sensación “pegajosa” de algunas cremas. Penetra inmediatamente y matifica la piel, sin dejar una sensación grasa. Ideal para el verano y zonas cálidas.

¿Y qué composición necesito para mis cuidados faciales?

Ahora que ya sabemos que textura va mejor con nuestra piel, tenemos que saber que es lo que queremos conseguir y cuales son los componentes que nos van a ayudar.

El Resveratrol, es un activo presente en la piel y en las pepitas de la uva. Tiene un potente poder antioxidante, ya que frena la oxidación de los radicales libres, y antinflamatorio cuyos efectos son: retrasar el envejecimiento de la piel y reparador cutáneo. Podrás encontrarlo en la gama Resveratrol de Caudalie.

El Ácido hialurónico es un componente que está presente en nuestro organismo cuya principal propiedad es su capacidad para retener miles de veces su peso en agua, lo que lo convierte en un excelente aliado para tus cuidados faciales. Hidrata la piel y la protege de los radicales libres, manteniendo su flexibilidad. También, rellena y reafirma nuestra piel y lo puedes encontrar en los productos de los laboratorios Filorga.

El botox. ¡Sí, habéis leído bien!
Ahora el botox también podemos encontrarlo en nuestras cremas de uso diario. Y es que el botox relaja los signos de expresión y estimula la formación de colágeno. Por lo que podremos tener un 2 en 1, efecto alisador y rellenador de las arruguitas sin perder nuestra expresividad. Podrás encontrarlo en algunas de las cremas de Filorga.

Este es el podium de tratamientos, pero existen un sinfín de compuestos antiaging y rejuvenecedores que te ayudarán a cuidar tu piel.

Así que si tienes alguna duda con respecto a tus cuidados faciales, ¡pregúntanos!

Isabel Saulappe- Farmacéutica.

También podría interesarte

No hay comentarios

Deja una respuesta