Consejos Temas de salud

Aftas bucales: dolor e inflamación

23 Octubre, 2019

¿Qué es un afta?

Un afta bucal es lo que comúnmente conocemos como “una llaga”. Su término médico es estomatitis aftosa recurrente (EAR). Lo más probable es que muchos de vosotros hayáis sufrido esta afección alguna vez pues es muy común. Se trata de una pequeña lesión blanquecina rodeada de un borde rojizo que puede aparecer en la mejilla, la parte interior del labio, debajo de la lengua o en la garganta. La lesión es muy característica y fácil de detectar. LAS AFTAS NO SON CONTAGIOSAS PERO SI DOLOROSAS.

Pueden aparecer por diferentes causas:

  • una infección vírica
  • estrés
  • una lesión en la boca por ortodoncia o prótesis
  • alergias a alimentos o medicamentos
  • falta de vitaminas y minerales
  • cambios hormonales o en períodos menstruales
  • causa desconocida

 

Tratamiento

Por lo general, el tratamiento de las aftas es paliativo, ya que suelen desaparecer por su cuenta en una o dos semanas. Si lo que queremos es acelerar el proceso de curación y reducir el dolor tenemos varias opciones:

  • Geles, sprays y colutorios con ácido hialurónico: son productos que se aplican directamente sobre la lesión. Su mecanismo de acción es crear una barrera protectora que impida el roce de alimentos con la llaga y así evitar que se irrite mas la zona. Además, favorecen la reparación del tejido y aceleran su cicatrización.

Existen numerosos productos en la farmacia con esta formulación. Personalmente me quedo con dos, Oddent forte en gel con una concentración de 0.8% en ácido hialurónico y Aloclair Plus con ácido hialurónico y aloe vera. El aloe vera actúa como antiséptico natural y además incrementa la circulación sanguínea en la zona afectada acelerando su curación.

  •  Chupa-chups (Oralchup): apto para niños a partir de los 3 años. Es un complemento alimenticio a base de ácido hialurónico y zinc. El zinc contribuye al funcionamiento normal del sistema inmune y al mantenimiento de la piel en condiciones normales. Por tanto acelera la curación y cicatrización de las aftas. Su forma de chupa-chup sirve, sobretodo a los niños, de soporte para que la pastilla se disuelva poco a poco en la boca. Es importante no tragársela de golpe pues su efecto es local y debe disolverse cerca de la herida.
  • Solución y/o comprimidos con hidrocortisona: indicado especialmente en casos más agudos. La hidrocortisona es un corticoide con acción antiiflamatoria que alivia las molestias producidas por las aftas al aplicarlo sobre de la lesión.

 

Recomendaciones

  • Evitar las comidas ácidas, saladas y picantes, ya que pueden irritar las aftas y ralentizar su proceso de curación.
  • Tomar suplementos ricos en vitamina B12. La B12 ayuda al normal funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso. Además un pequeño estudio ha demostrado que el suplemento de vitamina B12 reduce la cantidad de dolor que producen las aftas, el número de brotes y la cantidad de úlceras que aparecen en la boca. Podrás encontrarla en suplementos como el Hidroxil y el Benexol.
  • Cuidar la limpieza de tu boca para mantener los dientes y las encías sanos y limpios. Evitaras que las aftas se infecten. También lleva cuidado durante el cepillado y opta por usar un cepillo de dientes suave.

 

Muy importante! Si la duración del afta es mayor de lo normal, notas mucho dolor o su aspecto está fuera de lo común no dudes y acude al medico. La felicidades es salud!

 

Isabel Saulappe Antón – Farmacéutica

También podría interesarte

No hay comentarios

Deja una respuesta