Temas de salud

Probióticos. ¿Son realmente necesarios cuándo tomamos Antibióticos?

7 Diciembre, 2016
Probióticos

Llega el mal tiempo, y con él como no, los resfriados, gripes, infecciones, fiebres, mucosidad,… Es importante tratar cada problema de manera correcta.

No se deben tratar los síntomas con toda la artillería farmacológica que tengamos a mano en nuestro botiquín.
Es importante destacar que la mayoría de los trastornos de las vías respiratorias altas que se sufren son debidos a virus como el resfriado (Rhinovirus, Coronavirus) y la gripe (Influenza), que nos atacan todos los años.

Antibióticos

Los antibióticos son medicamentos cuya función es tratar enfermedades causadas por bacterias y nos ayudan a combatirlas cuando nuestro sistema inmune no puede hacerlo por sí solo. Actúan matando dichas bacterias o impidiendo que se reproduzcan, siendo inútiles en síntomas causados por virus .
Es importante que sepamos diferenciar esto, ya que si usamos antibióticos fuera de su indicación, podemos agravar más nuestro estado de salud y provocar que nuestro cuerpo genere resistencias al antibiótico, causando que cuando necesitemos el antibiótico realmente en una infección grave no produzca todo el beneficio que necesitemos.

Cuando tomamos antibióticos, siempre bajo prescripción médica, debemos tener en cuenta que éstos actúan frente a bacterias patógenas o malas, así como frente a las bacterias buenas de nuestro organismo. Estas bacterias buenas, también llamadas flora bacteriana, se localizan principalmente en nuestro tubo digestivo.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios más comunes ante un cambio de la flora intestinal debido al uso de antibióticos son: diarrea, cambio en el pH y permeabilidad intestinal. Además, hay un mayor crecimiento de hongos debido a la bajada de defensas del organismo y los cambios de pH antes citados, sobre todo en la flora íntima de las mujeres, provocando entre otras patologías, candidiasis vaginales.

¿Por qué son tan importantes los Probióticos?

Para evitar estos efectos secundarios, es fundamental cada vez más, el uso de Probióticos junto con los antibióticos. Incluso los días posteriores al acabar el tratamiento, tal y como evidencian recientes estudios científicos.

Los Probióticos son bacterias que si se administran en las dosis adecuadas, refuerzan nuestro sistema defensivo, repoblando nuestra flora natural dañada por los antibióticos.

Existen multitud de formas de probióticos en el mercado: cápsulas, sobres, óvulos vaginales, gotas… De una sola administración al día, de varias tomas…. Para que no te pierdas entre tantas opciones, aquí tienes cinco características importantes que debes tener en cuenta:

Características que debe cumplir un buen Probiótico:

  1. No deben contener una sola cepa de bacterias.
  2. Es aconsejable que lleven en su composición las familias Lactobacillus y Bifidobacterium.
  3. Deben tomarse como mínimo 10.000 millones de UFC.
  4. Deben acompañarse, si no está incluido en el producto, de prebióticos.
  5. Ten en cuenta que dependiendo de tu edad, sexo y tratamiento recibido podrás encontrar diferentes probióticos que se ajusten mejor a tu situación, ya sea si sufres infecciones urinarias recurrentes, diarreas asociadas a tratamientos con antibióticos o infecciones fúngicas como la candidiasis.

Así que recuerda, no tomes antibióticos sin que tu médico te lo indique. Lo que piensas que es una solución rápida puede costarte un disgusto a largo plazo. Y si es necesario tomar antibióticos acuérdate de pedir consejo en la farmacia sobre el mejor probiótico para tus necesidades.

 

Salvador Escoda. Farmacéutico.

 

 

También podría interesarte

No hay comentarios

Deja una respuesta